En esta serie de artículos trataremos de explicar cómo llevar a cabo una instalación de Davinci Resolve en Linux.

Encontré la motivación por redactar estos artículos al ver en el foro de Blackmagic sobre Davinci Resolve, que mucha gente se encontraba con dificultades. Es habitual que el post general sobre Linux se encuentre como uno de más recurrentes. Y es que, a diferencia de los otros sistemas operativos, pueden surgir más complicaciones durante el proceso de instalación.

Foro oficial de BM sobre Davinci Resolve
Foro oficial de BM sobre Davinci Resolve

A las complicaciones que puedan aparecer, se une que la documentación sobre el tema es muy escasa. Además, el proceso puede ser diferente en función de la configuración de hardware, la distribución e incluso la versión con la que vayamos a trabajar.

Trataremos de hacer un acercamiento explicativo para usuarios no muy familiarizados con entornos Linux mas que un «paso a paso», ya que podría ser muy extenso contemplar todas las opciones y variables. No obstante, puedes comentar o ponerte en contacto para cualquier consulta, estaremos encantados de charlar sobre estos temas.

  1. Introducción
  2. Distribuciones
  3. Hardware y drivers gráficos
  4. Instalación

Introducción

El software de postproducción en Linux no ha sido uno de los puntos fuertes del entorno, al menos para el usuario medio.

Existen varias de opciones de software libre, sin embargo, la mayoría quedan fuera de entornos profesionales (salvo excepciones de proyectos con una comunidad muy fuerte, como Blender).

Por otra parte, también se ha desarrollado software propietario (como Nuke, Fusion, Flame, Mistika o el difunto Apple Shake) que funciona nativamente en Linux. Sin embargo, hasta hace unos años, quedaban destinados a sectores muy concretos de la industria o iban asociados a hardware específico corriendo Linux.

También es el caso de Davinci Resolve, que inicialmente se desarrolló para funcionar en entornos linux asociados al hardware de Blackmagic. Mas tarde salieron las versiones de OSX y Windows. Pero hasta 2017 con la versión 12.5, no estuvo disponible la versión gratuita para Linux que se podía ejecutar sin su propio hardware.

Blackmagic ha sabido hacer las cosas bien en este sentido. Ha llenado un hueco que faltaba mediante un único software multiplataforma dirigido al mismo tiempo a un público generalista y a otro más específico. Cubriendo así las necesidades de un amplio espectro de usuarios.

¿Por qué querría un colorista trabajar con Davinci Resolve en un entorno Linux?

Panel corrección de color en Davinci Resolve

De entrada, trabajar con Davinci Resolve desde linux puede ser algo más complejo que hacerlo desde MacOS o Windows. Muchos se preguntan si merece la pena y probablemente no es la opción más adecuada para todos los usuarios ya que será necesario invertir más tiempo en la configuración. Pero a parte de esto, la herramienta funciona exactamente igual a las de Mac y Windows.

La principal diferencia de Resolve entre los sistemas operativos suele estar relacionada con el soporte de codecs por razones de licencias y el hardware como veremos más adelante.

Por otra parte es posible montar múltiples GPUs, configuraciones personalizadas y además todo el hardware de BMD suele estar soportado y actualizado para trabajar en Linux, al igual que el resto de sistemas operativos.

En conclusión, la principal ventaja sería la posibilidad de utilizar estaciones de trabajo dedicadas y personalizadas. Lo cual nos permite trabajar con equipos de forma más eficiente al instalar solamente los componentes de hardware y software necesarios.

Rendimiento de Davinci Resolve en Linux

El rendimiento entre los diferentes sistemas es otro tema que se suele mencionar en estos casos y hay muchas comparativas sobre ello. En general, una instalación Linux con un entorno básico debería consumir menos recursos que Mac OS o Windows, por lo que probablemente el equipo rinda mejor en algunas tareas.

En ocasiones concretas he encontrado ligeras mejoras en un sistema y otras en otro. Unas veces en el render, otras en el rendimiento general… sin embargo creo que depende de muchos factores, como los drivers gráficos o el nivel de optimización alcanzado de un codec determinado. Pero no suele variar demasiado por lo que considero que este no es un factor determinante para hacer nuestra elección.

En mi caso alterno entre OSX y Linux. En ambos sistemas trabajo con comodidad, pero las limitaciones del ecosistema de Apple y la afinidad con la comunidad Linux durante muchos años me llevan a trabajar en ambos sistemas en el día a día.

Esta preferencia por los dos sistemas es personal. Pero además, comparten características al estar emparentados por Unix, como una shell y sus herramientas principales que nos pueden facilitar la interoperabilidad como veremos en otros artículos.

Limitaciones importantes a tener en cuenta

Como comentaba, el soporte de codecs es una de las principales diferencias entre los sistemas. Aquí algunas limitaciones que me parece importante destacar:

  • Soporte de decodificación h264 sólo disponible en la versión Studio.
  • Exportación h264 sólo disponible con gráficas NVIDIA.
  • Sin soporte de audio AAC.
  • Sin soporte MP3 en versiones anteriores a la 17.
  • Sin soporte de exportación PRORES (disponible con la licencia advanced panel).

¿Qué distribución elegir?

Es un tema que da para largo en cualquier artículo que se precie sobre el tema: el heterogéneo mundo de las distribuciones de Linux. En la segunda parte profundizamos un poco sobre este tema. Pero adelanto que los procesos de instalación y configuración de una máquina variarán según la distribución y versión sobre la que vayamos a trabajar.

Bifurcaciones de Red Hat Linux
Bifurcaciones de RHEL

Red Hat Enterprise Linux y su clon CentOS son las distribuciones soportadas por Blackmagic de forma oficial. Sin embargo, dado el cambio de rumbo que ha tomado Red Hat (propietaria de ambas distribuciones) con CentOS, esta dejará de ser una de las distribuciones consideradas como “estables” y por tanto, dudo que en un futuro cercano siga siendo soportada de manera oficial.

Los drivers gráficos

Es otro de los temas controvertidos en Linux y en muchos casos la causa de que los usuarios valoren si montar estos sistemas, así como frenar el desarrollo y avances en muchos sentidos.

Es cierto que en los últimos años ha mejorado mucho el soporte completo pero la realidad es que los fabricantes (exceptuando Intel) han puesto trabas continuamente para dar un soporte en condiciones de sus productos en Linux.

Resolve requiere potencia gráfica dedicada y en todos los casos estaremos obligados a hacer uso de los drivers propietarios de NVIDIA y AMD para poder ejecutar el software. No sirven los que llevan las distribuciones incluidos en el kernel, lo que implica más pasos por lo general para llevar a cabo la instalación.

En el próximo capítulo entramos en detalles sobre las diferentes opciones que tenemos en las distribuciones para instalar y ejecutar Davinci Resolve.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.