Davinci Resolve necesita hacer uso de drivers propietarios de las tarjetas gráficas para su funcionamiento en Linux. Sin embargo, el soporte de drivers en Linux ha sido siempre uno de los puntos flacos del sistema.

Los drivers para Linux se publican con regularidad, pero al ser propietarios y no estar incluidos con las distribuciones hace que sean un componente externo que puede dar problemas.

La instalación en muchos casos ha sido y es compleja, puede requerir trabajar sin interfaz gráfica… lo que echa para atrás a muchos usuarios.

Intel ha facilitado bastante el soporte pero hasta ahora, las gráficas integradas no han sido suficiente para mover gráficos con intensidad y será necesario hacer uso de AMD o NVIDIA.

El servidor gráfico

Xorg y Wayland logos

Los sistemas opetarivos con interfaz gráfica tienen un componente que es el servidor gráfico. Linux se encuentra desde hace años en un proceso de transición entre el antiguo Xorg y su sucesor Wayland.

Xorg actualmente se encuentra desde hace algún tiempo tan solo recibiendo actualizaciones de mantenimiento. Sin embargo, la transición se ha ralentizado y todavía se sigue haciendo uso de este servidor.

A este proceso Nvidia se ha sumado con retraso y actualmente todavía no ofrece soporte para el servidor gráfico XWayland. Por lo que obliga a que aplicaciones como Davinci Resolve se vean abocadas a seguir utilizando el servidor Xorg.

Dado que las distribuciones principales ya están implantando Wayland en las nuevas versiones y no es lo que necesitamos para Davinci Resolve por ahora, nos será más práctico mantener versiones antiguas como las 7 de CentOS o 20.04 LTS en Ubuntu.

Igualmente se puede instalar en versiones más modernas, sin embargo tendremos que cambiar el servidor gráfico, lo que implicaría más pasos.

El caso de AMD

Drivers gráficos en Davinci Resolve
Close up of working working graphic card on board. Toned image with selective focus

Las tarjetas AMD solían dar bastantes quebraderos de cabeza en Linux con el antiguo Catalyst, que era un desastre. Pero en los últimos años esto ha cambiado bastante. AMD ha colaborado activamente en los drivers ofreciendo aceleración con los AMDGPU que están integrados en las distribuciones. Permitiendo que en la mayoría de casos no sea necesaria la instalación de los drivers privativos AMDGPU-PRO.

Por desgracia, este no es nuestro caso y sí que necesitaremos instalar los propietarios.

La razón por la que los drivers libres dan error al abrir Davinci es porque no incluyen OpenCL. Por este motivo, es un requisito instalarlos y además hacerlo activando los módulos OpenCL con el argumento –opencl=pal,legacy.

Durante la instalación requerirá paquetes extra, las fuentes del kernel… pero todo lo descarga e instala de forma automática desde el script.

Algunas versiones de los drivers pueden ser incompatibles con determinadas versiones del kernel. También he tenido problemas para ejecutar Davinci con versiones de los drivers posteriores a la 20.45 al utilizar Rocr en vez del clásico OpenCL.

En varias guías sobre Davinci en Linux he leído que las tarjetas AMD no funcionan o pueden dar problemas. Desconozco si hay modelos concretos no funcionen o es que no han hecho uso del OpenCL de los drivers propietarios, ya que en nuestro caso funciona correctamente.

Lo que sí que tiene una limitación muy importante respecto a los códecs de exportación. El soporte de códecs varía muchísimo cuando no utilizamos CUDA y por ejemplo no podremos exportar h.264.

El caso NVIDIA

El controlador libre para Nvidia, Nouveau, incluido en las distribuciones ofrece un rendimiento parcial. Por lo que también necesitaremos instalar el driver propietario para hacer uso de la aceleración de GPU y poder arrancar DR.

Bajo mi punto de vista, los drivers de Nvidia han sido la mejor opción si se iba a hacer uso intensivo de la GPU en Linux. Tradicionalmente Nvidia ha desarrollado drivers que ofrecen utilizar el potencial de sus GPU a pesar de generar malestar entre la comunidad al saltarse los estándares. Además, la compañía no ha sido demasiado colaborativa con la comunidad. Lo que la ha llevado al punto en el que se encuentra actualmente, con una tardía integración de Wayland.

Los drivers propietarios permiten hacer uso de CUDA y Davinci rendirá mejor con soporte para esta API, por lo que probablemente, NVIDIA siga siendo la mejor opción.

Los drivers están disponibles en la web y para su instalación es necesario detener la sesión gráfica. Por ello, el proceso resulta mas sencillo en el caso de Ubuntu que podemos hacer la descarga e instalación directamente desde los repositorios del sistema.

En la ISO oficial de Davinci Resolve también deberían estar incluidos los drivers oficiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *